El rey de los árboles

El era el rey de los árboles, el protector de las hojas. Y en los recuerdos lejanos de mis amores de juventud, aún lo veo como si fuese un dios de un verde profundo. Tú y yo acostumbrábamos a reunirnos junto a él, alejados del ruido de la ciudad… yo te amaba.

– Pero ahora vienen a cortar tus ramas y a derribarte…

Él era el guardián de aquellos días, días cuando igual nos refugiábamos del sol bajo su sombra o nos protegíamos de la lluvia. ¡Dios! Qué vacío esta todo ahora, sin ese árbol que nos proteja del viento, del sol o de la lluvia.

[seguir leyendo]