La verdad sobre la castración de mascotas

Por la ignorancia sobre el tema, se han extendido muchas creencias erróneas sobre la castración de mascotas y se enfatiza más en los “posibles daños” y no en los beneficios.

Hace un par de meses rescatamos un perrito que fue abandonado por algún estúpido de esos que tanto abundan en Guatemala. El perrito era muy territorial y posesivo y varias veces atacó al chihuahua de mí hija para demostrar quien mandaba. El veterinario nos aconsejó que lo castráramos y los resultados fueron más que buenos porque ahora comparte con los otros perros y dejó de atacar al chihuahua.

En mascotasenelhogar.blogspot.com, publicaron los mitos que existen sobre este tema y creo que es importante publicarlos aquí también, para que nos eduquemos todos y seamos responsables con nuestras mascotas.

MITO: “Los animales esterilizados se ponen gordos y perezosos”
REALIDAD: En un porcentaje menor de animales, después de la esterilización quirúrgica, puede que sea necesario disminuir la cantidad de alimento que estaba acostumbrado a comer, y sin duda deberá ejercitarse más.

MITO: “Como encuentro hogares para las crías de mi mascota, permito que tenga cachorros.”
REALIDAD: Debido al exceso de población de perros y gatos, cada vez que alguien permite que nazca cachorros, se pierde la posibilidad de un hogar para uno de los innumerables animales que hay en los refugios, o para uno de los infortunados animales abandonados en las calles, que en su mayoría morirán en forma violenta.

MITO: “La esterilización quirúrgica es dolorosa y peligrosa.”
REALIDAD: Para ambos, macho y hembra, la cirugía se realiza bajo anestesia y los animales usualmente se recuperan por completo en unos pocos días. Naturalmente, las excepciones son los animales con enfermedades cardíacas, muy obesos o ancianos. Para evitar riesgos se debe advertir acerca del problema al médico veterinario que realizará la cirugía.

MITO: “Perras y gatas deberían tener al menos una camada antes de ser esterilizadas.”
REALIDAD:No hay ventajas médicas en permitir a sus animales tener crías. Esterilizar una hembra reduce la posibilidad de que contraiga peligrosas enfermedades como la piometra o tumores mamarios. De hecho, hembras que no son esterilizadas tienen alrededor de siete veces más la posibilidad de desarrollar estos tumores.

De nuevo pido a quienes estén interesados en una mascota, que acudan antes a los refugios de animales y adopten. Créanme que la experiencia es algo maravilloso porque no solo estamos dando una nueva oportunidad a un animal que ha sufrido, sino porque eso nos hace mejores seres humanos, responsables y solidarios.

Una respuesta a “La verdad sobre la castración de mascotas”

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 + 17 =