Prohibir la venta de animales en pet shops

Hace algunos años, en Argentina, se promovió una ley para prohibir la exhibición de animales en vitrinas para promover su venta. Uno de los principales objetivos de esa ponencia, era evitar la compra compulsiva de animales de compañía y de otros que a mi parecer, no tienen nada de animales de compañía, tal el caso de serpientes, arañas, lagartijas y similares que jamás van a ser domesticadas.

Y es que en realidad, esa compra “compulsiva” puede ser motivada por el deseo de sacar de sus prisiones (jaulas) a los cachorros que muchas veces, pasan no días, sino semanas encerrados y padeciendo un trato cruel e inhumano, como si fuesen culpables de algún delito.

Pensar que en Guatemala una ley así prodría aplicarse… imposible. He visto como en las tiendas de más “prestigio” en nuestro país, están encerrados pajaros, gatos, perros y hamsters en unas condiciones deplorables que además de provocar indignación, da vergüenza. Sería interesante darle seguimiento por lo menos a una de esas tiendas durante un mes para corroborar cuantos son vendidos y cuantos mueren en el proceso de “venta” debido a las paupérrimas condiciones en que los tienen.

Es algo útopico pensar en que en nuestro país sucedo algo así. Vivimos en una sociedad donde talar árboles sin licencia, derribarlos para hacer condominios o carreteras es lo común. No existe ningún tipo de control ambiental, la naturaleza y la ecología es algo que nuestras autoridades les pasa entre la parte trasera del pantalón.

Nos hace falta mucho para adquirir conciencia que nuestros errores de hoy, seran los problemas de mañana. La gran diferencia entre estas ventas y las organizaciones que rescatan animales, está en que a las primeras no les interesa quien las compre, no les dan información de las características del animal que están comprando, es básicamente recibir el dinero y punto. Y muchos de estos cachorros al crecer, sufren de maltrato por “no ser lo que quien lo compró quería”. Muchos se convierten en animales abandonados y son las organizciones de rescate quienes tienen que hacer milagros para recuperarlos del trauma provocado.

Son animales, que importa, no sienten como nosotros

Para quienes crean así, es bueno que se informen lo que le sucede a cualquier animal no humano, en ese tipo de condiciones:

  • Estrés por estar encerrados en vidrieras y además, en jaulas
  • Exposición a cualquier tipo de condición climática
  • Falta de aseo, ningún ser se queda feliz donde hay excremento (ni el cerdo, para que lo sepan muchos, somos nosotros los idiotas que los mantenmos en condiciones sucias.
  • Están sujetos a las condiciones que cada vendedor quiera darles, traducido al español, van a estar en las condiciones que al vendedor menos gastos le ocasione.
  • Se les provoca ansiedad y/o miedo al estar en condiciones no adecuadas

Cataluña promulgo una ley de protección animal (Ley de protección de los animales de Cataluña), con la cual se ha logrado reducír grandemente la venta de animales y con ello, el posterior abandono de un gran porcentaje de ellos.

La finalidad de esta Ley es alcanzar el máximo nivel de protección y bienestar de los animales, y favorecer una responsabilidad más elevada y una conducta más cívica de la ciudadanía en la defensa y la preservación de los animales.

Debemos estar claros en algo: los animales no son juguetes, no son cosas; son seres que sienten y sufren. Lucrar con el sufrimiento de otro ser resulta inaceptable. Como sociedad, es nuestra obligación darle protección y bienestar a los animales.

Imagen: wikimedia commons

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − Doce =