Un cocodrilo se tragó un teléfono celular


Los zoologicos nunca me han gustado porque no creo ético tener animales salvajes confinados a un espacio determinado por el ser humano. Y ya se que muchos pensaran que estoy loco o que soy un “radical” por pensar así, pero cosas como lo que le sucedió a un cocodrilo de Ukrania, pareciera darme la razón.

Resulta que un visitante quiso tomar una foto con su teléfono celular mientras el reptil abría las fauces e imaginó capturar una fotografía impresionante. Lamentablemente sus manos fueron tan torpes como su cerebro, el teléfono cayó en las fauces del reptil y éste se lo tragó.

Ahora se lamenta de haber perdido el chip del teléfono pero no del daño causado al cocodrilo.

Para algunos será cosa de chiste, menos para el reptil de 14 años que lleva ya cuatro semanas sin comer, sin poder evacuar los intestinos y con aparente dolor según el reporte aparecido en las Noticias de Yahoo. Y los médicos del zoológico no tienen “experiencia” para tratar médicamente a este tipo de reptiles. Se nota que son muy profesionales.

Nuevamente la estupidez humana provoca un daño a un ser que en condiciones normales, estaría viviendo en su entorno natural. Hace muchos años en Guatemala, a finales de los años sesentas y principios de los setentes, en el zoológico la Aurora había un elefante al que nombraron “La Mocosita“. En esa época, el zoológico era un lugar deprimente para los animales allí confinados y algún estupido le lanzó una pelota plástica llena de clavos. El paquidermo murió.

Yo no se de donde viene el enanismo mental de algunas gentes, pero casos así son muy comunes. A una gata de mi madre, un imbecil en carro se subió a la banqueta con tal de atropellarla y lo consiguió; también he visto un video de unos estúpidos en México que tiraron a una perrita (o perrito, no se) Poodle al área de los lagartos en un zoológico para divertirse viendo como la devoraban.

Hasta en eso somos patéticos como raza porque no nos importa el daño y el sufrimiento que un animal puede padecer a manos de sicópatas degenerados. La Asociación de Amigos de los Animales (AMA) que se dedica al rescate de perros y gatos en Guatemala, estuvo luchando para que el congreso aprobara una ley para la protección de los animales, pero claro, eso no era importante y no había dinero “para comprar la voluntad” de los flamantes padres de la patria (todo en minúsculas).

Pero claro, se me olvidaba que si la vida de un ser humano en nuestro país no vale nada, la de un animal mucho menos. Hasta en eso somos tercermundistas.

Imágen cortesia de Flicker

3 opiniones en “Un cocodrilo se tragó un teléfono celular”

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Le quiero contar que “La Mocosita” falleció en el año 2008, y fue debido a causas pulmonares y no por lo que menció en su nota.

  3. Gracias Aliciadeguatemala, pero el artículo se refierere a la Mocosita original de los 60 y principios de los 70. Esa elefanta murió por una pelota plástica llena de clavos y fue noticia en una edición de Prensa Libre de aquella época.

    Y lamentablemente hay mucho de verdad en este artículo. Precisamente hoy murió un gato que rescatamos envenenado, la doctora veterinaria ya no pudo hacer nada por él. Hay gente que desprecia la vida de cualquier animal…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 + dos =