La Rosa Azul – Feliz día de la amistad


La leyenda cuenta la historia de la hija de un rico comerciante que se enamoró del hijo del panadero del pueblo. Para separarlos, el rico comerciante envió a su hija a la casa de unos parientes, los dos jóvenes enamorados habían jurado escribirse diariamente y el padre de la joven dio órdenes que cualquier carta dirigida a su hija fuese destruida.

Una semana después de la partida de la chica, el padre empezó a lanzar rumores que su hija se había enamorado del hijo de unos amigos de la familia. A pesar de escribirse diariamente, ninguno de los dos enamorados recibía carta alguna.

Devastado por la noticia y sin poder comunicarse con su amada, el hijo del panadero decide irse del país y de esa manera, olvidar a la que había sido el único y gran amor de su vida. La joven, desesperada de no saber de su amado, le escribe a su padre pidíendole que le permita regresar.

Muchos meses después, la joven mujer regresa al pueblo ilusionada de volver a ver a su gran amor, sin saber que él ya había partido a tierras lejanas. A las preguntas de la chica, el padre trataba de ocultarle la verdad, pero la insistencia de la joven mujer por su enamorado, el padre tuvo que confesarle que se había marchado del país para buscar fortuna. Maliciosamente, agregó que según decían las gentes del pueblo, había conocido a otra muchacha y se había casado.

La chica sintió morir. Se encerró en su cuarto y no salió más, no comía, no salía y sin ver a nadie más que su padre. El rico comerciante, viendo que su hija empeoraba día a día y temiendo que pudiera morir, fue en busca del joven hijo del panadero para llevarlo de regreso al pueblo y permitir el amor de los dos jóvenes.

El chico ya se había casado y tenía una muy buena posición económica. Arrepentido de haber causado semejante dolor a su hija, el comerciante le llevó regalos y joyas tratando de alegrarla nuevamente, pero de nada sirvió. Enferma de amor, la chica empeoraba día a día. Asustado, el padre mandó a llamar a los mejores médicos pero ninguno daba con el mal que aquejaba a la chica.

Sabiendo que por su culpa su hija podía morir, el comerciante partió a todos los rincones del mundo buscando un remedio. Tras muchos viajes, finalmente en una recóndita isla, y tras escuchar el relato del comerciante, un anciano le aconsejó ir al monasterio que había en una colina y que le contara la historia al abad. El abad podía darle el remedio que tanto buscaba.

Tras oír la historia, el abad y el comerciante caminaron en silencio hasta llegar a un jardín donde había un rosal con hermosas rosas azules. Cortando una, el abad le dijo al comerciante que le llevara esa rosa azul a su hija. Que al momento de oler la fragancia de la rosa, sus penas desaparecerían y el dolor de su corazón terminaría.

Esa rosa azul era conocida como la Flor del Olvido, y solo servía sobre aquellos que de verdad han amado más que su vida misma. El abad le ordenó apresurarse, sabía que cada segundo era vital para la vida de la chica.

Cuando el comerciante regresó a su casa, el miedo recorrió todo su cuerpo y su corazón se hizo añicos. Por la cara de la servidumbre temió lo peor. Corriendo subió al cuarto de su hija y la encontró tendida en la cama, pálida y sin moverse, pero bella como un lirio. Destrozado cayó de rodillas junto a su hija y llorando desconsolado le besó la frente.

A lo lejos pudo notar la tibia calidez de una lenta respiración de la bella joven. La esperanza volvió a su alma y colocó la rosa azul cerca de la nariz. Vio como el color volvía a las mejillas de su hija y su respiración iba normalizándose. Conforme la vida volvía a su hija, la rosa iba oscureciéndose hasta volverse negra.

Cuando la chica abrió sus hermosos ojos, no recordaba nada de su viejo amor. Volvió a ser la chica llena de vida que hacía tan feliz a su padre.

Nunca olvidemos a quienes queremos, la rosa azul son nuestras acciones y nuestras palabras de cariño hacia las personas que queremos. Amar no es una opción, es una necesidad.

Hoy 14 de feberero, día del cariño y la amistad, le deseo a todos mucha felicidad.

Una respuesta a “La Rosa Azul – Feliz día de la amistad”

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 3 =