Las recetas del abuelo (o manual de alquimista)

En su juventud mi abuelo administraba fincas y en aquellos muy remotos tiempos de principios del siglo pasado no existían las tiendas de conveniencia, ni supermercados ni nada parecido a la facilidad que hoy día tenemos.

Así que saber hacer cosas tan elementales como un jabón era algo indispensable. Y ese tipo de recetas y trucos los anotaba en un cuaderno que es de donde hoy estoy copiando la receta. Ninguna de todas las recetas del abuelo, las he probado, no me consta funcionen, ni me hago responsable bajo ninguna circunstancia si alguien decide hacerlo y usarlo 😉

Nota: los que quieran probar a hacer esta receta, lo hacen bajo su propia responsabilidad. Bajo ninguna circunstancia, me hago responsable de cualquier daño, heridas o problemas ocasionados por seguir estas indicaciones.

Como hacer jabón

jabon

Según dicen las anotaciones, se necesitan los siguientes componentes para hacer una prueba:

  • Aceite de coco – 0.750 kilogramos
  • Lejía Sódica (hipoclorito sódico)- 0.635 kilogramos
  • Solución potásica – 0.750 kilogramos
  • Agua salada a 30 grados – 0.347 kilogramos
  • Jaboncillo – 0.030 kilogramos
  • Silicato sódico – 0.060 kilogramos

Los pasos a seguir son:

Se mezclan la lejía y la solución potásica. Una vez mezcladas, se pone al fuego el aceite de coco hasta que se vuelve líquido, aproximadamente a 65 grados centígrados. Una vez derretido, se agrega el la mezcla de lejía y solución potásica y se revuelve bien dejándolo en cocción y batiéndolo constantemente.

Va a generarse mucha espuma y subirá el nivel, todo eso es normal según esta receta. Cuando estén bien mezclados esos tres ingredientes, se añade el agua salada que debe estar a 24 grados. Se continúa la revolviendo la mezcla al fuego.

Cuando a simple vista se ve que todo está bien mezclado, se apaga el fuego y se deja reposar por dos horas aproximadamente. De la olla o vasija que se haya utilizado para cocer los ingredientes, debe tomarse una pequeña muestra para probar si está todo bien mezclado. Tapamos la olla y dejamos que la muestra se enfríe. Si se pone dura, entonces todo está bien mezclado. En caso que no suceda esto (que no se ponga dura la muestra), hay que añadirle un poco de agua salada (a 24 grados) y probar nuevamente.

Pasadas unas dos horas, habrá un poco de espuma en la olla y debajo de esta espuma, estará el jabón de color claro. En este momento ya se puede verter en los moldes.

Otro día seguiremos con esta receta de “alquimista”…

2 opiniones en “Las recetas del abuelo (o manual de alquimista)”

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince − 6 =