Perfume, pero no es la historia de un asesino

Pues no se, de repente y volví a encontrar unos apuntes de mi abuelo y empecé a curiosear en ellos. Recuerdo que una película que me pareció bastante mala a pesar que en ella actuaba Dustin Hoffman (un lapso muy corto por cierto), trataba de un aprendiz de perfumes que logra encerrar en una botella la esencia más perfecta.

La película en cuestión era Perfume, historia de un asesino.

Y allí, en las notas que estaba viendo, estaba como capturar los olores de cualquier flor. Interesante.

Según decía mi abuelo, para extraer la esencia de cualquier flor, bastaba ponerlas en una olla de barro y cubrirlas con sal fina, no de una sola vez, sino capa por capa.

Al estar llena la olla, se cubre muy bien y se deja en la sombra y en un lugar húmedo durante 40 días. Pasados esos 40 días, se exprime bien esa masa haciendo pasar la masa por un colador muy fino a manera de extraer todo el líquido.

La substancia obtenida se pone en un recipiente de vidrio cerrado y se deja al sol y la noche durante 6 semanas. Al cabo de ese tiempo, la esencia estará lista para ser usada. Dos gotas de la esencia transmitirán el olor a un litro de agua para que se pueda rociar.

Si esto resulta o no, no tengo idea ni lo voy a probar. Si a alguien le resulta que bueno, si no, no me culpen porque no los estoy obligando ni incitando a hacerlo.

Una respuesta a “Perfume, pero no es la historia de un asesino”

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 − siete =