Recién graduado: ¿y ahora qué?

El domingo pasado leyendo la Revista Domingo de Prensa Libre,  me llamó la atención un artículo sobre cuantos alumnos egresan de las universidades del país. Y aunque pareciera que son muchos los obstáculos que se le imponen al estudiante para graduarse, creo que existen más cosas de fondo.

Es cierto que se ponen muchos obstáculos y cortapisas a los que ya han cerrado pensum, pero además de eso, la educación en Guatemala está por los suelos. Si tomamos en cuenta que en Guatemala casi una tercera parte de los adultos no saben leer ni escribir (Portal Unesco: La alfabetización en América Latina y el Caribe) entonces podemos deducir fácilmente el porque de nuestra precario sistema educativo. No hay interés alguno por mejorar esto, todos lo sabemos, ni al estado ni al sector privado pareciera preocuparle y basta una simple observación del estado de las escuelas públicas, ver la escasa calidad de muchos maestros y el negocio redondo de los dueños de centros educativos privados que lucran descaradamente con la educación para entender nuestro problema.

escuela-publica-150x150Si en una escuela pública los fondos no son suficientes para recursos educativos, en la mayoría de centros privados “sangran” a los padres y utilizan a los alumnos como medio de presión para el pago de cuotas. Y el precio no va en relación a la calidad educativa salvo en casos muy contados donde sí existe una excelencia educativa aunque bastante cara y selectiva. La gran diferencia es que cuando uno paga sabe que a cambio los hijos obtienen una excelente educación.

Así es que la gran mayoría de estudiantes se reciben de nivel medio bien jodidos y con un pésimo conocimiento y con muy poca o ninguna orientación sobre cuál puede ser la mejor carrera universitaria para proseguir en sus estudios. De ahí se traduce la gran cantidad de estudiantes rechazados en las pruebas preuniversitarias. Y a la fuerza logran entrar a una carrera de la cual solo “creen” puede ser la que más le convenga. Y además de esos problemas, las universidades se encargan de frenar y poner obstáculos a los futuros profesionales.

Se supone que después de cursar todos los años de la carrera y aprobar todos los cursos, trabajos, tareas y requisitos, el trámite debería ser más simple y sencillo (otra paradoja más en nuestra tierra).

Para los nuevos graduados de educación media será de mucha utilidad una página en Internet, Carreras Universitarias (http://www.carrerasuniversitarias.com), ya que el sitio contiene mucha información para los interesados en Becas y ayudas, diplomados, Directorio de universidades, Maestrías, Postgrados y Técnicos, además de varios enlaces interuniversitarios.

Todo lo que ayude a mejorar nuestro nivel de educación hay que apoyarlo, divulgarlo y utilizarlo. Tal vez a algunos les convenga a sus particulares intereses que la mayoría o una gran parte de la población sea analfabeta, pero eso solo hunde más a nuestro país. La ignorancia es una de las tantas responsables que estemos viviendo una época de tanta violencia e inseguridad. La educación no es un lujo o una obligación, es un derecho.

Saludos!

Una respuesta a “Recién graduado: ¿y ahora qué?”

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco + 12 =