Bolsas Biodegradables

bolsas biodegradables

Los problemas ecológicos en nuestro planeta son muchos y muy evidentes. Sin embargo parece que la gran mayoría no está convencido que los desastres ecológicos sean una realidad, que son algo aislado o que a ellos nunca les afectará.

Sea cual sea la percepción que tengamos de esta realidad, es un hecho que se precisan medidas correctivas para no lamentarnos después. El término biodegradable, básicamente se refiere a la acción de descomposición que sufre algún objeto en el medio ambiente, para deshacerse o convertirse en algún otro tipo de materia ecológica útil (ver la definición en wikipedia).

Un ejemplo sencillo sería el de las cáscaras de algunas frutas que se pueden transformar en abono sin necesidad de químicos o procesos artificiales. Pero con el plástico ocurre algo totalmente diferente. El plástico no es biodegradable, es decir, podemos enterrarlo hoy y dentro de 100 años estará aún allí, sin descomponerse, sin degradarse y sin transformarse en algo biológicamente útil (al plástico le toma unos 400 años degradarse). Un claro ejemplo que tenemos, es la famosa isla de plástico, una zona del océano cubierta de desechos en el centro del océano Pacífico Norte y que ha creado la conciencia de la importancia de reciclaje de botellas plásticas.

isla plastico

Hoy día muchos estamos consientes de la necesidad de reciclar porque nuestro planeta se está llenando de ese tipo de material no biodegradable. En el caso de las populares bolsas biodegradables, la materia prima que se utiliza en su fabricación es, principalmente, el almidón de patata porque resulta económico, su ciclo corto de vida y porque fomenta el cultivo de este vegetal.

Sin embargo el término biodegradable pareciera haber sido mal utilizado, intencionalmente o no, según lo hace notar Ramani Narayan, ingeniero químico de la universidad estatal de Michigan:

“Esta es la palabra más abusado y mal utilizada en nuestro diccionario actualmente. Simplemente llamar biodegradable a algo sin definir en que ambiente se degradará y en que período de tiempo, es algo muy engañoso”.

Pareciera entonces que en realidad no son tan amigables con el medio ambiente, no sabemos exactamente que efectos pueden tener a largo plazo, así como tampoco sabemos cual es el verdadero proceso de degradación biológico que esas bolsas tienen en realidad. ¿Serán realmente amigables con el medio ambiente? 

Quien sabe si en realidad no estamos cometiendo otro error contra la naturaleza. Las bolsas biodegradables se fragmentan en pequeños pedazos al degradarse, fragmentos plásticos que podrían ser más fácilmente agregados a la cadena alimenticia al llegar al mar.

Si desean informase más sobre este tema, les recomiendo ver el post de america-retail.com.

Imágenes:
en.wikipedia.org
conspiraciones1040.blogspot.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − tres =