Ser vegetariano es bueno para el planeta

Siempre he escuchado muchas bromas sobre gente que es vegetariana, tal vez porque resulta un poco complicado dejar a un lado la costumbre de comer carne. Pero si nos ponemos a pensar en la forma tan poco ética como el ser humano y las grandes compañías nos proveen de carne, la idea no es mala.

No solo resulta más sano, sino además estamos evitando la crueldad contra los animales, algo que día día vemos es una práctica común de esos negocios; animales hacinados, malos tratos, se les alimenta e inyectan substancias sintéticas para que sean “más rentables” sin importar los daños que puedan causar al resto de población humana. Y eso sin contar el nivel de estrés en que esos pobres seres esperan la muerte.

¿No lo crees? Pues bueno, seguí viviendo en tu sueño.

En El Blog Verde vi este artículo que me parece provee muy buena información para poner en la balanza la decisión de cambiar nuestros hábitos alimenticios. El artículo propone 7 razones simples y sencillas del por que debemos ser vegetarianos. Veamos:

Una dieta vegetariana puede adoptarse por sus beneficios para la salud, o como forma de proteger a los animales. Pero veamos cómo los vegetarianos también ayudan al resto del planeta.

 

El vegetarianismo crece, lentamente, pero constantemente. Se calcula que, en los Estados Unidos (uno de los países más consumidores de carne), un 5% de la población es vegetariana o vegana, mientras que en 1985 la cifra no sobrepasaba el 0.04%.

Si bien las razones para transformar la dieta alimenticia suelen ser otras, beneficiar al planeta también es una excelente excusa para ser vegetariano:

1) Menor consumo de agua

La producción ganadera requiere más agua que los cultivos. Algunas estimaciones calculan que para producir alrededor de un kilo de carne se requieren casi 5000 galones de agua (aproximadamente 18.500 litros), mientras que una porción de arroz necesita 25 galones (unos 100 litros).

Sin la necesidad de convertirse completamente en un vegetariano, ya con comer menos carne se reduce el consumo de agua.

2) Ahorro de combustible

El transporte especializado y la refrigeración de la carne requiere más combustible.

Se requiere 54 calorías de combustible fósil para producir una caloría de proteína proveniente de un bife, comparado con las 2 calorías de combustible que se necesitan para producir 1 caloría de proteína proveniente de la soja.

3) Proteger los espacios verdes

Millones de acres de tierra, muchos de ellos bosques, son utilizados para alimentar y almacenar los animales de donde luego proviene la carne.

En 2010, por ejemplo, se estimaba que alrededor de 6 millones de hectáreas de bosques (un tamaño del doble de Bélgica) eran talados y convertidos en granjas y mataderos cada año.

4) Detener la erosión del suelo

La Tierra tiene un límite de producción. El suelo se degrada tras ciclos de pastar la tierra con el ganado.

Las productoras de ganado rara vez se detienen a observar este hecho, más preocupadas por el ciclo de ganancias…

Ver el artículo original: elblogverde.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 + 2 =