Bee Gees – Mucho más que música disco


La vida es curiosa. Los hermanos Gibb nacidos en la Isla de Man y de padres ingleses, hicieron su debut accidentalmente a principios de 1950 mientras participaban en una celebración en un teatro. Debían mover los labios para simular que cantaban mientras un disco sonaba. Pero en el camino al teatro, el disco se rompió así que Barry y los mellizos Robin y Maurice tuvieron que cantar. Lo hicieron tan bien, que allí mismo empezó su carrera.

En 1958 los tres hermanos, junto al pequeño Andy, emigraron a Radcliffe, Queensland, Australia y continuaron con sus presentaciones. Tuvieron varios nombres: The Rattlesnakes, Wee Johnny Hayes & the Bluecats y Les Tosseurs. Empezaron en la radio gracias a que el promotor Bill Goode los vió en una presentación y convenció a al dj de radio Bill Gates (quien no tiene nada que ver con Microsoft) para que les diera una oportunidad.

Y su nombre se origina por esas dos personas. Gates decidió combinar las iniciales del promotor y las de él para formar Bee Gees (la pronunciación en inglés de la B y las dos G). Tampoco existe relación alguna con el apellido de los artistas (Gibb). Su primera aparición pública en la televisión fue en 1960 y grabaron su primer disco en 1963.

Su primer éxito, aunque menor, fue en 1965 con el tema “Wine and women” y cuyo disco contenía 14 canciones de Barry Gibb. Para 1966 la familia decide regresar a Inglaterra donde continuarían con su carrera musical.

Su primer éxito en Inglaterra fue en 1967 con “New York Mining Disaster 1941“, un tema surrelaista y macabro que logró posicionarse en los primeros 20 lugares. Su álbum “Bee Gees” fue bien recibido por la calidad de muchos de sus temas, entre los que caben destacar “To Love Somebody”, “I Can’t See Nobody”, “Massachusetts” y “Words”.

Albumes posteriores fueron “Horizontal” y “Idea“, este último con su éxito “I started a Joke“. Según la opinión de muchos críticos y fans, esta fue la época dorada de los Bee Gees, temas que eran una mezcla de rock y balada acompañada de orquestación.

Lo crean o no, su siguiente álbum, “Odessa” de 1969 contenía música densa y compleja que se acercó mucho al rock progresivo y siempre acompañado de orquesta. Durante toda esta época, Barry era el líder del grupo, y esto causó la primera separación del grupo cuando Robin tomó la decisión de irse porque no se le dio la oportunidad de ser parte integral de la dirección creativa de los Bee Gees.

Barry y Maurice lanzaron el disco “Cucumber Castle” como dueto y el tema “Don’t forget to remember” incluido en el álbum alcanzó el puesto número 2 en el Reino Unido. Por su parte Robin lanzó un álbum en solitario (Robin Reign) en el cual también hubo un tema que alcanzó el puesto 2 en el Reino Unido: “Saved by the Bell“.

A finales de 1970 puede más la nostalgia y la tristeza de la separación y se reúnen nuevamente para lanzar producciones muy sentimentales y llenas de tristeza, fiel reflejo del sufrimiento vivido por la separación. “Lonely Days”, “How can you mend a broken heart?”, “Run to me” son una muestra de ese sentimiento. Sin embargo, aquí empezó a decaer su popularidad y su éxito.

Hubieron muchos intentos por recuperar el sendero. Por consejo de Eric Clapton, los hermanos Gibb se mudaron a Miami, Florida a principios de 1975. Probablemente ese cambio fue el que influyó en ellos para crear música más rítmica como “Jive Talkin” y “Nights on Brodway” del álbum “Main Course“. Y fue precisamente en ese álbum cuando Barry empezó a usar la típica voz de falsete que pondría un sello a la música de Bee Gees.

El siguiente álbum, Children of the World, iba impregnado totalmente con el nuevo sonido de Bee Gees y con ritmos de la  naciente Música Disco. Esto no fue de mucho agrado para los seguidores de los Bee Gees de los 60ś porque la música disco se consideraba algo enlatado y prefabricado, algo que en mi opinión es muy cierto. La era de la música disco para mí, fue una época oscura para el rock y para la creatividad de muchos grupos.

Lo que es innegable, es que la calidad de Bee Gees siempre supero con creces lo simple y liso de la música disco y con la película “Saturday Night Fever” los catapultó al estrellato en Estados Unidos y por consiguiente, al resto de América. El impacto cultural de la película y la calidad creativa e interpretativa de Bee Gees provocaron un impacto tremendo en el público.

“How Deep Is Your Love”, “Stayin’ Alive” y “Night Fever” alcanzaron el primer lugar en muchos países y fueron responsables del auge de la música disco. Y su creatividad fue responsable de éxitos de otros cantantes también, por ejemplo “If I Can’t Have You” de Yvonne Elliman llegó al puesto 1; “More Than a Woman” como cover de Tavares y “Emotion” de Samantha Sang.

La tragedia y el final de una era
Su participación en la película Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club producida por Peter Frampton y basada en la película de los Beatles de 1967, fue destrozada por la crítica y miles de discos de la banda sonora fueron devueltos por las tiendas.

Si bien continuaron produciendo música, a finales de 1979 la música disco ya estaba declinando y su popularidad también. El álbum “Living eyes” no logró tan siquiera llegar a los 40 primeros lugares y los discos lanzados en solitario por Barry y Robin tampoco lograron mayor éxito aunque siguieron escribiendo para artistas como Barbra Streisand, Dionne Warwick, Diana Ross y Kenny Rogers. Hay que destacar que el tema de Kenny Rogers junto a Dolly Parton (“Island in the Stream”) fue todo un éxito y lugar número 1 en Estados Unidos.

En marzo de 1988 Andy, el hermano menor murió a la edad de 30 años de miocardia, probablemente derivada de su excesivo uso de drogas y alcohol. “One” de 1989, fue el álbum dedicado a su memoria.

Los años 90 les dieron otra oportunidad, mientras Barry luchaba contra un problema muy serio de espalda, Maurice luchaba contra su adicción al alcohol. Una operación y Alcohólicos Anónimos ayudaron a cada uno a superar el problema. El disco “Size Isn’t Everything” les dió lo primeros lugares del Reino Unido con el tema “For Whom the Bell Tolls”, mientras que el álbum “Still Waters” vendió 4 millones de copias y produjo el sencillo “Alone“.

El que sería su último concierto fue el BG2K de 1999 y su último álbum como grupo fue en 2001 porque en enero de 2003 Maurice, director musical del grupo, murió repentinamente. Aunque los dos hermanos restantes dijeron que conservarían el nombre como homenaje a su hermano fallecido. Esta decisión fue revocada años más tarde porque Bee Gees es un ícono de los tres hermanos juntos, por lo tanto Bee Gees ya no existe más.

Aunque Barry y Robin Gibb continúan trabajando, lo hacen independientemente. La última aparición pública de los hermanos fue en febrero de 2006 para una concierto benéfico en Miami y la primera desde que falleció Maurice. Más allá que hay quienes no les gusta la música de Bee Gees, es incuestionable el gran aporte que le dieron a la música, por su calidad interpretativa y creativa. Si algo hay que separar de la música disco, es Bee Gees. Juzguen ustedes mismos en esta serie de videos de los Bee Gees…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 + 3 =