Obertura de un tonto

Even in the quitest moments

Del grupo Supertramp, Fool’s Overture es quizá, uno de los temas que más me gustan. Tal vez sea porque en mi opinión, es uno de los más representativos del género musical que los caracterizó en sus inicios, rock progresivo. Y curiosamente es significativamente más larga que la mayoría de sus composiciones, dura casi 11 minutos.

Pero ¿qué es una obertura?

El origen del término es francés y significa literalmente abertura. Así que podríamos definirla como una introducción a otra pieza musical (sin estar relacionada a ella) o bien, una pieza musical que se deriva de otra, pero que está destinada a ser una pieza de concierto independiente.

Cabría preguntarse si en realidad cuando Roger Hodgson y Rick Davies la escribieron tenían en mente que fuera la introducción a una obra más grande o bien, fuera la introducción a mostrar lo mal que el ser humano vive y convive con su entorno.

Fool’s Overture es una colección de episodios y extractos de diferentes temas, incluye parte de un discurso de Winston Churchill de 1940, un destello de “Venus” de Gustav Holtz, una lectura de Blake y hasta un fragmente de una pieza de Supertramp: Dreamer. De acuerdo a una entrevista con Roger Hudgson (ver artículo) hacía muchos años que tres temas, ideas y conceptos le rondaban en su mente, pero que nunca pudo terminarlos. Para él, fue algo mágico que después de 5 años de buscar la inspiración para plasmarlos en música, un día todos de golpe se juntaron para dar vida a Fool’s Overture.

Es un hecho que la canción trata de mostrarnos como nosotros como humanidad, estamos en constante negación de lo errado que vivimos la vida y hacemos historia (creemos actuar bien pero el mundo nos muestra lo mal que lo estamos haciendo). Así que básicamente es una obertura a nuestra caída.

Definitivamente es una pieza muy representativa del rock progresivo que Hodgson quería imprimirle a Supertramp, tanto así que cada vez que la interpretaba, sentía como se le erizaba la piel. Una verdadera lástima que la genialidad de Hodgson no haya sido aprovechada al máximo en Supertramp.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × tres =