De Paulo Cohello

- Aquello no era el Cielo. Era el Infierno – contestó el guardián.