Hasta siempre Nachito

Nachito

Imaginar a un perro boxer cachorro haciendo amistad con un chihuahua de tres meses fue algo que nos asustaba al principio. No pasó mucho tiempo para que hicieran amistad pero los sobresaltos que llevamos mi esposa y yo al ver jugar a los dos amigos tan dispares, quedaron grabados en mi memoria.

En su físico quedaron señas de esos juegos bruscos y violentos, su oreja derecha siempre caía y solo la levantaba por breves momentos.

El Togo, un boxer de gran tamaño y un corazón enorme, agarraba al chihuahua por la cabeza y salía corriendo mientras el pobre Nachito agitaba sus patas en el aire. Muchas veces esos juegos enojaban al Nachito y se paraba a enfrentar al Togo y marcar un alto. [seguir leyendo]

¿Qué hacer cuando se muere tu perro?

Perro durmiendo

La pregunta qué hacer cuando se muere tu perro, parece absurda, porque nunca pensamos en eso. Sin embargo es algo que tarde o temprano debemos enfrentar. En un artículo que leí en animalesmascotas.com se plantea esta interrogante con la finalidad que aprendamos no solo a superar nuestro dolor, sino también que hacer en esos momentos grises y tristes.

Quienes hemos pasado por esa experiencia, es como perder a alguien de la familia, porque eso son nuestras mascotas: parte de nuestra familia. Mientras leía los consejos que dieron en esa página, recordé el triste momento cuando mi perro Togo murió y creo que son consejos muy válidos que pueden ayudar a que superemos la tragedia. [seguir leyendo]

Al final, el amor que recibes es igual al amor que das

El tiempo pasa pero los recuerdos quedan. Hace un año murió mi mascota, un perro boxer de nombre Togo que era muy especial. Y precisamente me viene a la mente en estos días de invierno como se plantaba frente a la puerta de la casa para contemplar caer la lluvia y como jugaba cuando cachorro, con la otra mascota de mi hija, un chihuahua de nombre Nacho.

No pocas veces me quedé con la respiración entrecortada al ver como con levantaba al chihuahua entre sus fauces y salia corriendo mientras el pequeño perrito solo alcanzaba a agitar sus patas. Nunca le hizo daño alguno, ni tan siquiera un ladrido de regaño. Pero eso si, lo hizo un chihuahua robusto y musculoso a fuerza de tanto retozo. [seguir leyendo]

Un ángel de luz

Me parece increíble todo lo que está sucediendo en este 2011. El que pensé que iba a ser una año de abundantes cosas buenas está resultando complicado en asuntos emocionales. Para quienes me conocen o han leído lo que acá escribo, saben de mi gran amor por los animales y la muerte de mi boxer Togo fue un gran golpe para mí porque en él habían muchas cosas sorprendentes y porque más que una mascota, fue un amigo para mi.

Y un año antes, murieron dos grandes personas en mi vida: mi primo Ricardo y mi hermano por elección, Jorge Mario. Sucesivamente estas tragedias personales fueron afectándome mucho, por eso creí que este año sería diferente. Pero me equivoque. A principio de año murió mi tío, hermano de mi viejo. Poco después nos enteramos que un tío, hermano de mi madre, tiene cáncer. Después una perrita rescatada que adoptamos, resultó con hepatitis y casi estaba desahuciada. Afortunadamente la llevamos a tiempo con un gran amigo veterinario que le salvó la vida. [seguir leyendo]

Adiós Togo, fiel amigo

Ayer 7 de julio y en mis brazos, mi boxer Togo se fue. Me ha dejado un enorme vacío por dentro y creo que una parte de mí se fue con él. Apenas un minuto después que España anotara el gol de la victoria, él se fue.

En mis recuerdos quedarán todos esos momentos que compartimos con él, especialmente su mirada y sus ojos tan expresivos, la costumbre que tenía de salir al jardín a ver el atardecer y esa manía tan extraña de oler las plantas y las flores. Siempre dije que él era un perro romántico porque le gustaba también salir a caminar bajo la lluvia o verla caer mientras se echaba en la entrada de la casa. Sus ojos eran de tranquilidad en cada uno de esos momentos. [seguir leyendo]