Prohibir la venta de animales en pet shops

Hace algunos años, en Argentina, se promovió una ley para prohibir la exhibición de animales en vitrinas para promover su venta. Uno de los principales objetivos de esa ponencia, era evitar la compra compulsiva de animales de compañía y de otros que a mi parecer, no tienen nada de animales de compañía, tal el caso de serpientes, arañas, lagartijas y similares que jamás van a ser domesticadas.

Y es que en realidad, esa compra “compulsiva” puede ser motivada por el deseo de sacar de sus prisiones (jaulas) a los cachorros que muchas veces, pasan no días, sino semanas encerrados y padeciendo un trato cruel e inhumano, como si fuesen culpables de algún delito.

Pensar que en Guatemala una ley así prodría aplicarse… imposible. He visto como en las tiendas de más “prestigio” en nuestro país, están encerrados pajaros, gatos, perros y hamsters en unas condiciones deplorables que además de provocar indignación, da vergüenza. Sería interesante darle seguimiento por lo menos a una de esas tiendas durante un mes para corroborar cuantos son vendidos y cuantos mueren en el proceso de “venta” debido a las paupérrimas condiciones en que los tienen. [seguir leyendo]

Detener el envejecimiento de nuestras mascotas

frutas-y-vegetales

Si pensaste que el tema de detener los efectos de la vejez era solo cuestión de humanos, pues no, no es así. Y cuando digo efectos, me refiero a eso y no a cuestiones estéticas que es lo que más preocupa a mucha gente.

Con la vejez llegan muchos achaques y cada vez son más las cosas que necesitan mucho más esfuerzo de nuestra parte, por lograr hacerlas. El envejecimiento es un proceso natural que se ve reflejado en nuestro cuerpo, así que la ayuda de medicamentos o productos naturales que nos ayuden a soportar mejor el paso del tiempo son bienvenidos.

Y para el envejecimiento de nuestras mascotas también existe esa ayuda, porque al igual que nosotros, conforme van pasando los años, empiezan los achaques, los dolores y cada vez son menos activos. Así que es normal que al igual que nosotros, a ellos les aparezcan arrugas y canas, que hayan cambios en su metabolismo, que tengan problemas de visión e incluso de movilidad.

Los responsables de la oxidación celular, son los radicales libres (quien quiera ver su definición puede hacerlo en Wikipedia) y lo que nuestras mascotas necesitan en su dieta son una serie de vitaminas, a saber:

  • Vitamina C
  • Vitamina E
  • Carotenoides
  • Selenio
  • Zinc
  • Cobre
  • Bioflavonoides o flavonoides

Interesante ¿verdad? Pues sí, es interesante saber todos los datos apuntados, pero la pregunta sigue sin ser respondida: ¿que tipo de alimentación tiene antioxidantes para detener el envejecimiento de nuestras mascotas?

Antes que nada, hay que dejar muy en claro que hay que consultar con el médico veterinario antes de cambiar la dieta de nuestros amigos peludos. Lo que voy a compartir con ustedes es lo que logré reunir buscando información del tema.

Las frutas y vegetales pueden ser de gran beneficio para nuestras mascotas, pero no todas las frutas y vegetales (mucha atención con esto). Según un artículo de cwia.org, las frutas y vegetales seguros para nuestras mascotas.

Que pueden comer nuestras mascotas:

  • Manzanas sin semillas y sin el corazón (precaución porque las semillas contienen compuestos químicos que son tóxicos para los animales).
  • Arándanos
  • Fresas
  • Sandía sin semillas
  • Melón Cantalupo
  • Bananos
  • Judías verdes (alberjas o ejotes)
  • Zanahorias crudas o cocidas
  • Camote – cocido, en trozos o en puré sin mantequilla o condimentos. Papas:  también son buenas, pero en cantidades limitadas ya que son altos en azúcar y pueden aumentar de peso
  • Zucchini o calabacín
  • Lechuga
  • Espinacas
  • Palomitas de maíz sin sal ni mantequilla

Hay que destacar que hay que ser mesurados a la hora de prepararles la comida y servirla, no estamos tratando de engordarlos hasta ponerlos obesos.

Que no pueden comer nuestras mascotas:

  • Uvas y pasas (tienen compuestos químicos que son tóxicos para los perros).
  • El ajo y la cebolla – ambos tienen propiedades químicas que pueden ser tóxicos, e incluso amenazan la vida de perros y gatos
  • Tomates
  • Aguacate
  • Setas, particularmente hongos silvestres
  • Frutas con semillas tales como melocotones, cerezas y ciruelas, no solo porque la semilla puede ser tóxica, sino que les puede provocar asfixia.
  • Frutos secos – nueces de macadamia en particular, porque son tóxicas para las mascotas

Los antioxidantes son clave para que en su vejez nuestras mascotas estén lo mejor posible, pero por favor, siempre consulten con el médico veterinario si desean variar la dieta de sus amigos peludos.

Como cuidar a nuestro perro en su vejez

perro en su vejez

Al igual que nosotros los humanos, los perros en su vejez empiezan a padecer de ciertas dolencias típicas de la edad. Por ejemplo, cuando a nuestras mascotas les empiezan a aparecer canas en sus patas y alrededor de su hocico es una señal que nuestro amigo está empezando a ser un adulto mayor y por lo tanto, debemos estar más pendientes de ellos para darles toda la ayuda y cuidado que se merecen.

Creo que es preciso que tomemos conciencia que nosotros también vamos a envejecer y padecer de limitaciones físicas por el paso de los años. Nuestros amigos caninos necesitarán de cuidados especiales para darles una buena calidad de vida en sus años finales, nos han dado su amor y cariño y creo que es justo que nosotros hagamos todo lo posible porque en la recta final de su vida, esta sea lo más tranquila y placentera posible.

Hay ciertos elementos que influyen en la cantidad de años que un perro vive, entro ellas, el tamaño, la raza, el peso y el tipo de alimentación que le hemos dado. Aquello que “1 año de un perro equivale a 7 de un humano” no es cierto, lo que sí es cierto es que nos guste o no, al envejecer nuestro amigo necesita de toda nuestra ayuda y comprensión.

Algunos síntomas

  • Su piel pierde elasticidad y afecta los folículos pilosos. Con ello empiezan a aparecer canas y pérdida de pelo en algunas partes de su cuerpo.
  • Con la edad también aparecen problemas como el estreñimiento y pérdida de dientes. Siempre es aconsejable el aseo de los dientes de un perro para evitar el sarro y si esto no se ha hecho, en la edad adulta puede provocar enfermedades en sus dientes y encías.
  • Estreñimiento provocado por la disminución de los movimientos del colon.
  • La disminución de su actividad física puede generar obesidad.
  • Hay una disminución en su capacidad de absorción de calcio lo que se traduce en problemas óseos.
  • La falta de ejercicio por la disminución de la actividad física, puede generar problemas cardíacos ya que se engrosan los vasos sanguíneos y las arterias provocado por depósitos de calcio.
  • Pueden desarrollar problemas renales que provocan pérdida de peso, degradación de los músculos, mala absorción intestinal y por consiguiente, una reducción en la asimilación de los nutrientes. Al acumularse las proteínas y urea se desarrolla una insuficiencia renal.
  • Al igual que el humano, la edad provoca en ellos la llamada vista cansada, pérdida de capacidad auditiva y del sentido del gusto. Con la disminución del sentido del gusto, pueden perder interés en la comida.

Resulta normal que un perro anciano disminuya su actividad física y se vuelva más sedentario, pero es importante comprender que esos cambios de conducta son porque nuestro amigo está padeciendo los efectos de la edad y dejar de prestarle atención solo aumenta su tristeza y puede llegar a convertirse en depresión. Llevar una mascota más joven, solo dañará más a nuestro perro porque ya no es capaz de responder físicamente como lo hacia antes.

Como cuidar a nuestro perro en su vejez

  • Antes que nada, debemos llevarlo al veterinario para un examen general que pueda detectar cualquier cambio físico y que entonces, pueda ser tratado a tiempo.
  • Prestarle mucha atención, acariciarlo y hablarle. No hay nada peor y más dañino que ignorarlo.
  • Cada 6 meses llevarlo a un examen médico para que se le practiquen análisis de laboratorio.
  • Cambiar su alimentación por una propia para su edad, existen concentrados específicos para perros gerontes.
  • Si en los exámenes se le detecta alguna enfermedad, el alimento y su dieta deberán seguirse estrictamente comprando el alimento que haya prescrito el médico veterinario.

Creo que es importante insistir en que un perro anciano no debería ser problema para nosotros y que su edad JAMÁS debería ser una excusa para ponerlo a dormir. Eso sería una cobardía para un amigo que nos ha dado todo su amor incondicional. Así que primero que nada hay que tener paciencia. Si se está volviendo más sedentario y se queda en algún lugar si moverse mucho, lo mejor será procurarle un lugar blando y acolchado para que descanse. No queremos que por quedarse en un lugar duro empiecen a aparecer callosidades y úlceras.

Cuando se le lleve de paseo, seguro se cansará más rápido. Si lo dejamos suelto, seguro al llamarlo no responderá o lo hará de forma más lenta ya que su sentido de la vista y auditivo han disminuido. No es porque no quiera responder a nuestro llamado y por ello es importante vigilarlo y NUNCA DEJARLO SOLO para que no se pierda ya que puede desorientarse.

Cariño, afecto, atención y paciencia harán que la vida de nuestro gran amigo sea más placentera y tranquila. Si todo transcurre con normalidad en nuestras vidas, nosotros vamos a llegar a viejos también y con los mismos achaques y problemas físicos que nuestra mascota tiene. Entonces hay seamos responsables y lo más importante, mostremos que somos buenos seres humanos que no abandonan a sus amigos.

Un perro anciano necesita mucho de nuestro apoyo y sentirse querido para afrontar su vejez dignamente, igual que tu o yo.

Fuentes:
tuperro.com.mx
perros.facilisimo.com

Imágenes:
wikipedia.org
ga. jennings

Los perros tienen sentimientos

Científicamente comprobado: los perros tienen emociones tal y como nosotros las tenemos

Algunos amigos me han dicho que ya es mucha necedad estar insistiendo en que a los animales hay que respetarlos y tratarlos dignamente. Desde que tengo uso de razón, he visto en la mirada de todos ellos, emociones y sentimientos. Claro, no soy científico así que nunca pude demostrarlo científicamente. Pero eso nunca me ha quitado el sueño ni ha impedido que trate por todos los medios posibles de hacer conciencia y estar seguro que los perros tienen sentimientos.

Un animal no es juguete, no es “algo” que podamos tratar mal, ellos sufren y sienten cuando los golpean y se les hace sufrir. Desgraciadamente los humanos tenemos ese triste complejo de seres superiores y centro de todo el universo, creernos dioses con todos los poderes para destrozar las vidas de otros seres.

Desde hace mucho he visto en libros, cine y periódicos, expresiones como “lo mataron como un perro”, como si por el simple hecho de ser un perro su vida no importa. Es cultural el creer que la vida de un animal, que el mismo ser humano domesticó hace miles de años, sea dispensable por el simple hecho de no comunicarse con nosotros como nosotros quisiéramos. ¿No será que somos tan básicos y elementales que nosotros mismos somos los incapaces de comunicarnos?

Pero bueno, afortunadamente Gregory Berns, profesor de neuroeconomía de la universidad Emory de Atlanta, Georgia, a confirmado que los perros usan la misma área que los seres humanos para sentir. La conclusión ha sido gracias a varios meses de analizar los resultados de exámenes de resonancia magnética a perros que han sido entrenados para permanecer inmóviles en la máquina.

Algunos se preguntarán que diablos es la neuroeconomía y como se relaciona con probar que un perro tiene emociones. Básicamente y de manera general, la neuroeconomía es un campo interdisciplinario que busca explicar la toma de decisiones humanas, esto es, la habilidad de procesar múltiples alternativas y además seleccionar un curso de acción.

Como mencioné anteriormente, su descubrimiento fue gracias a las imágenes de resonancia magnética (IRM) del cerebro de su perro que demostraron que nuestros amigos caninos usan la misma parte del cerebro que nosotros los humanos para sentir. Aunque su objetivo primario era investigar como funciona el cerebro de los perros y que piensan ellos de nosotros, los resultados que obtuvo fueron mucho más lejos de lo que él jamás imaginó.

Uno de sus primeros descubrimientos fue que había una increíble similitud entre perros y seres humanos, en la estructura y la función de una región clave del cerebro: el núcleo caudado, región responsable en los seres humanos para anticipar las cosas que nos gustan tales como el amor, la comida, la música y tantas otras.

En los perros la actividad de esa zona se incrementó cuando vieron las señales que se les hacían para avisarles que la comida estaba lista, pero también se incrementó al sentir los olores de seres humanos conocidos por los perros y que habían salido de la habitación.

La clave de este estudio es que muchas de las cosas que activan el núcleo caudado en el ser humano, lo activan también en los perros, algo que los neurocientíficos aceptan como un indicio que existen emociones caninas (algo conocido como homología funcional). Hasta el momento de ese estudio y de sus resultados, se comprueba que los perros tienen un nivel de sensibilidad similar a la de un niño humano. Algo que nos hace cuestionar muchas cosas que antes creíamos porque nos está demostrando, científicamente, que los perros tienen sentimientos.

Esto nos demuestra lo equivocados que estamos al pensar que los perros son nuestra propiedad, como un auto o una bicicleta. Muchos países desarrollados son un poco más piadosos al momento de sacrificar a un animal, pero el concepto que son objetos dispensables continúa en nuestros pequeños cerebros.

¿Es correcto eliminar a un perro que tiene la sensibilidad equivalente a la de un niño aún y cuando se tenga un cuidado razonable para minimizar su sufrimiento? ¿Acaso no se puede aplicar el mismo concepto para un ser humano y catalogarnos todos como dispensables?

Quizá la mejor conclusión de todo esto la tiene Gregory Berns al decir:

… desde que la Corte Suprema ya ha incluido hallazgos neurocientíficos en algunos casos que muestran imágenes del cerebro para determinar si una persona es madura en la adolescencia, tal vez algún día veamos un caso argumentando a favor de los derechos de un perro sobre la base de los hallazgos de imagen cerebral.

Lo que es cierto, es que ya no podemos seguir jugando al papel de dioses y verdugos con seres que sienten tal y como lo hacen nuestros niños. Es imperativo legislar a favor de los perros (y de otras especies también) para su protección y obligar a tanto ser humano sin escrúpulos a ser responsable de sus actos.

Nuestra obligación es velar porque nuestros amigos caninos estén protegidos y no sean abusados e ignorados como hasta el día de hoy se hace. Si la mayoría de personas en nuestra sociedad velan por que se respeten los derechos de un niño… ¿por que no se vela también por los derechos de los animales?

3ª Imagen: flickr.com

Hasta siempre Nachito

Nachito

Imaginar a un perro boxer cachorro haciendo amistad con un chihuahua de tres meses fue algo que nos asustaba al principio. No pasó mucho tiempo para que hicieran amistad pero los sobresaltos que llevamos mi esposa y yo al ver jugar a los dos amigos tan dispares, quedaron grabados en mi memoria.

En su físico quedaron señas de esos juegos bruscos y violentos, su oreja derecha siempre caía y solo la levantaba por breves momentos.

El Togo, un boxer de gran tamaño y un corazón enorme, agarraba al chihuahua por la cabeza y salía corriendo mientras el pobre Nachito agitaba sus patas en el aire. Muchas veces esos juegos enojaban al Nachito y se paraba a enfrentar al Togo y marcar un alto.

Esos juegos hicieron del Nachito un chihuhua corpulento y fuerte, un Schwarzenegger de la raza chihuhua.

Todos saben de la gran inteligencia de los perros pequeños, supongo que es una forma en que la naturaleza garantiza su supervivencia, el Nacho no era la excepción. Inteligente, manipulador cuando quería obtener algo, cariñoso pero muy terco, parecía un perro que consumía grandes cantidades de viagra, siempre esperando a la Dulcinea de sus sueños, fuera quien fuera.

Al morir el Togo, él quedó como el único perro macho de la casa, sin embargo hace algún tiempo mi hijo descubrió que tenía soplo en el corazón, una noticia que nos hacia pensar que su muerte iba a ser sorpresiva. Además de su problema cardíaco, tenía otro problema en su columna, algo congénito también y que viene a reforzar la idea que comprar perros a personas que se dedican a la crianza es un grave error.

Su problema se acentúo hace dos años cuando un perro que rescatamos se peleó con él tres veces y lo dejó lesionado. Aunque se le daba su medicina, me imagino que padecía algún tipo de dolor porque ya no caminaba bien. A veces habían algunas mejorías, pero casi siempre sus patitas traseras de le cruzaban y le impedían caminar correctamente.

Sus grandes amores eran mi hija y mi esposa, su gran enemigo en la noches era yo si acaso osaba entrar antes que él al dormitorio que compartía con nosotros. Ayer sábado empezó con algunos síntomas y mi hijo, estudiante de veterinaria, empezó a tratarlo. Hoy domingo 24 de noviembre amaneció bastante bien, por lo que pensamos que iba en franca mejoría.

Lejos estaba yo de imaginar que hoy en la tarde iba a tener una crisis. A pesar de los esfuerzos de mi hijo por salvarlo todo fue inútil, antes de dos horas ya había fallecido. Hoy vuelvo a sentir ese enorme vacío que deja un amigo que se va, porque él fue eso, un amigo. Nos dio su cariño toda su vida, sin interés, sin pedir nada a cambio.

Fue compañía de toda la familia y enemigo de los intrusos. Con su pequeño tamaño me ha dejado un tremendo vacío en el corazón a pesar de que no eramos tan afines. Hoy mi último nexo vivo en esta tierra con el Togo, el boxer que tanto quise, se ha ido.

Me ha dolido enormemente su partida, lloré por su muerte aún y cuando entiendo que todos tenemos un ciclo que cumplir y después de eso morir. Y no me avergüenza en lo más mínimo, decirlo. No se si al morir uno, tendrá la oportunidad de encontrar a los viejos amigos pero yo espero que si. Además de mis amigos humanos, espero poder encontrarme con los no humanos que a lo largo de mi vida he tenido y he querido tanto.

Gracias Nachito, fuiste para mi familia y para mi, un miembro más, un amigo que vamos a extrañar mucho. Nos diste amor desinteresado y nosotros tratamos de devolverte lo mismo: amor sin condiciones.

Si hay algo después de la muerte, estoy seguro que estarás mejor, sin dolores y sin preocupaciones, de verdad quiero creer que así será, que ya estás junto a tu amigo Togo. Hoy solo me queda estar agradecido con la vida porque nos cruzamos con vos y fuimos compañeros por 11 años.

Adiós Nachito, espero nos veremos algún día!