El animal más feo del mundo

pez borrón o pez gota

Los humanos somos los únicos seres que tenemos esa desagradable costumbre de catalogar a otros por su aspecto físico, burlarnos de los que no entran en los parámetros de lo “socialmente aceptado” o de lo superficial de lo que los gurús de la moda definen como “bello”.

Recientemente se hizo una votación para determinar cual era el animal más feo del mundo y el animal que se llevo el primer premio fue el pez borrón (Psychrolutes marcidus), conocido también como “blobfish”, pez gota o Janira. El pez borrón es un ser que habita en las profundidades de las costas de Australia y Tasmania.

En su defensa Colin Schultz (Instituto Smithsoniano), ha declarado que este pez no merece para nada, ser catalogado como el animal más feo del mundo. Además que el término bello resulta demasiado subjetivo, la fotografía mostrada para la votación es la del pez fuera de su ambiente natural. Siendo un ser que habita las profundidades abismales del mar, debería ser presentado tal y como es en su habitat natural. Sin la presencia de la presión atmosférica, su cuerpo se deforma ya que no tiene músculos. [seguir leyendo]

Ornitorrincos

Ornitorrinco

Este simpático ser causo muchas dudas con respecto a su veracidad cuando fue descubierto por primera vez por el capitán John Hunter, segundo gobernador de Nueva Gales del Sur. El capitan Hunter envió un bosquejo y la piel de un ejemplar a Gran Bretaña pero los naturistas de esa época pensaron que se trataba de un engaño.

Y es que para describirlo, tendríamos que decir que es un animal que tiene cola de castor, patas de nutria y pico de pato. A simple vista se podría decir que un ave extraña por lo raro de sus extremidades superiores.

Su nombre científico es Ornithorhynchus anatinus, un nombre compuesto por la palabra Ornithorhynchus que significa “hocico de pájaro” y de la palabra anatinus, que en latín significa “semejante a un pato”. [seguir leyendo]

Fotografías de las inundaciones en Australia

maquinaria-pesada
Maquinaria pesada está sumergida en las aguas de la inundación en Brisbane

“Cuando las barbas de tu vecino veas afeitar, pon las tuyas a remojar” dice el refrán popular. Pero no, el ser humano es inconsciente de sus errores y se cree perfecto. O le vale madre, una de dos.

Hay un catedrático de una universidad que cree que todo lo relacionado a la alerta climática es basura y mentira. Y por ello adoctrina a sus alumnos diciéndoles que la naturaleza se recicla sola sin importar que hagamos los humanos.

Y tal vez no deja de tener razón, si en la tierra somos parásitos que estamos dañándola, simplemente nos va a eliminar; la naturaleza puede percibir que nuestra mejor utilidad para ella es que nos volvamos abono. [seguir leyendo]