Disfraces de halloween de miedo

Quizá sea que son imágenes de hace mucho tiempo lo que les imprime esa aura de terror o tal vez sea porque son fotografías en blanco y negro, pero lo que es cierto es que no deja de inquietar verlas.

Aunque Halloween sea rechazada por muchos por ser una celebración  pagana y porque se asocia con lo oculto, brujas y demonios, la costumbre perdura como una celebración en la que los niños salen a pedir dulces y se divierten inocentemente.

En lo personal, estas fotografías despiertan cierta nostalgia porque esa magia tienen las fotografías, transmitir un mensaje. [seguir leyendo]

Supermodelos sin maquillaje, no son Cylons después de todo

Supermodelos sin maquillaje, bellas como cualquier mujer
Supermodelos sin maquillaje, bellas como cualquier mujer

Desde hace mucho en nuestra sociedad ha penetrado el concepto que solo la gente “bella” vale la pena, que ser “hermosa” es la meta de toda mujer. Ambos conceptos (bella y hermosa) encapsulados en los aspectos físicos únicamente.

Desde el debut en las pasarelas de la modelo inglesa Twiggy en los años 60, célebre por su figura extremadamente delgada, los diseñadores la han tomado como modelo a usar. Debemos partir que la belleza está en los ojos de quien la mira y no de quienes nos quieren dictar que es bello y que no.

El uso de programas como Photoshop para retocar pequeños o grandes “defectos” ha incrementado la creencia que algunas modelos trascienden a lo superior, supermodelos. Bazaar hizo una serie de fotografías en blanco y negro de algunas supermodelos sin maquillaje y sin retoques artificiales; si bien es cierto que una fotografía en blanco y negro resulta menos impresionante que una a color, nos deja ver que esas modelos son muy humanas, sin las perfecciones a que estamos acostumbrados y sin embargo, siguen siendo bellas.

Algunas de las modelos que participaron en la sesión fotográfica fueron Amber Valletta, Shalom Harlow, Kristen McMenamy, Helena Christensen, Nadja Auermann, Cindy Crawford y Claudia Schiffer (fotografiadas por Peter Lindbergh). Verlas tan natural es un ejercicio muy sano para cualquiera que crea que la perfección física es lo único o más importante de esta vida. La vanidad, el egocentrismo y el narcisismo son cosas que quedan fuera en esta sesión fotográfica.

Contrario a las publicaciones que enfantizan los defectos físicos de los famosos, estas fotografías nos enseñan que aún las supermodelos sin maquillaje son seres reales con defectos pero muy humanas y muy hermosas. Quien no sepa sentir emoción por la belleza de una mirada, una sonrisa o un gesto, simplemente no tiene idea de lo que es la vida.

Imágenes: Bazaar