Queen II

Casi siempre me desespera escuchar radio, las estaciones comerciales de Guatemala son un verdadero desastre, salvo algunas excepciones. Repiten y repiten hasta la saciedad temas que en su época se “quemaron” de repetirlos. Todavía creen que Stairways to heaven es el único tema que fue éxito de Led Zeppelin, o que lo único bueno de Black Sabbath fue Paranoid.

Tan siquiera imaginar que algún locutor o dueño de radio se atreva a hacer un programa que “redescubra” temas añejos como Innuendo de Queen es casi una fantasía, mucho menos pensar que algún día escucharemos música de Uriah Heep, Yes o Premiata Forneria Marconi por mencionar algunos.

Fue por el año 1974 o 75, no recuerdo bien, que escuchando radio Exclusiva, uno de sus propietarios, Jaime Paniagua, presentó un tema recién llegado a la radio. Era Queen con su tema Bohemian Rhapsody y no pasó mucho tiempo para que diera a conocer en un programa, el resto de temas del disco. [seguir leyendo]

El tema de hoy: Genesis – Firth of Fifth

De Genesis casi todo está dicho y sería redundante escribir sobre la gran calidad de este grupo. Firth of Fifth (Fiordo del quinto) era la pista número 3 del álbum Selling England by the Pound de 1973.

El gran mérito de este tema es la construcción melódica, el virtuosismo de los integrantes en su interpretación y la fluctuación de ritmos tan característicos del rock progresivo.

El tema es realmente excepcional desde su inicio hasta su final, con mucha fuerza y emotividad, no así su letra que incluso el mismo Tony Banks la considera “una de las peores” que haya escrito con Genesis.

Ya en alguna oportunidad hice referencia a que los integrantes originales de Genesis incluían mucho en sus letras a personajes mitológicos debido a la influencia que tuvo en ellos el colegio donde estudiaron (colegio Charterhouse) muy orientado a historia y mitología.

Esta fue una característica que separó a Genesis de los demás grupos de rock progresivo de la época que basaban sus letras en el misticismo, tal el caso de King Crimson.

La letra, buena o mala para Tony Banks, no deja de ser muy desconcertante y enigmática porque está llena de metáforas. Aquí les dejo el video de Genesis – Firth of Fifth.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=7LB6WNzwQWU[/youtube]

Genesis – Cul de sac y las veces que tocamos fondo

¿Cuantas veces en nuestras vidas nos hemos sentido en un callejón sin salida?

En algún momento hemos visto como nuestros sueños o planes se derrumban y todo alrededor pareciera estar confabulado en nuestra contra. En esos instantes, nuestro ego sufre un golpe terrible y empezamos a cuestionar nuestra capacidad, nuestra inteligencia y hasta factores tan intangibles como la suerte.

El término francés Cul de sac en su traducción más exacta es “culo de la bolsa” o “el fondo de saco” pero coloquialmente se le traduce como “callejón sin salida” y usualmente se utiliza como una metáfora para describir una situación muy difícil si no imposible de resolver.

En el álbum Duke de Genesis de 1980, el tema Cul de sac nos presenta ese sentimiento de angustia, desesperación y abandono cuando vemos que todo está perdido. Sin embargo, hay fuerzas superiores a nosotros y el tema nos muestra como en esos momentos algo surge que nos libra del terrible desastre.

Si no estoy equivocado, Duke fue el primer álbum que Genesis lanzó con Phil Collins como primera voz, ya que Peter Gabriel había abandonado el grupo.

Claro, en la vida para que eso suceda, debemos tomar alguna acción y no quedarnos sin hacer nada. Pero eso es lo lindo de la música, nos inspira y nos da fuerza para que nosotros mismos seamos quienes superemos nuestros problemas. Un tema increiblemente bello tanto en su letra como en la melodía.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=wbw2EwlB5zE[/youtube]

Genesis – Calling all stations… un disco muy poco valorado

Veamos, Genesis fue un gran grupo de rock progresivo que a lo largo de su existencia creo música extraordinaria y fueron pioneros en muchos aspectos de la escena rock.

Si recordamos, sus integrantes originales eran Phil Collins, Peter Gabriel, Mike Rutherford, Tony Banks y Steve Hackett. Con la partida de Gabriel, un tipo fuera de serie no solo para componer y escribir música, sino también muy histriónico (usaba máscaras y disfraces en los conciertos) quedó un gran vacío en el grupo.

Se hicieron muchas audiciones y la búsqueda fue tortuosa sin imaginarse el resto del grupo, que el sucesor estaba entre ellos mismos: Phil Collins.

Y con la partida de Hackett y después de Phil Collins el grupo debía cambiar. Llegó Ray Wilson como vocalista y Nir Zidkyahu y Nick D’Virgilio para suplir la batería. Y en 1996 grabaron el álbum “Calling all stations” del que se desprende un tema realmente fabuloso no solo musicalemente hablando, sino también en su letra, con el mismo nombre.

Pero al público americano no le gustó. Estados Unidos pensó que Genesis era Phil Collins y les dió la espalda totalmente no solo para sus conciertos, sino también en la compra del disco. Tremendo error de los norte americanos. En Europa no les fue tan mal porque el disco alcanzó el puesto número 2. Pero claro, es muy diferente la cultura musical europea que la norte americana. No quiero parecer ofensivo, pero es la realidad.

Estados Unidos fabrica famosos enlatados de muy poca calidad (pero hay muy honrosas exepciones), así que el juicio de la masa inculta condenó a Genesis y a Ray Wilson cuya voz era más parecida a la de Gabriel y por lo tanto, era casi un regreso a las raices progresivas de Genesis. Una lástima de verdad porque la voz grave de Ray era muy adecuada al estilo original del grupo.

Pero bueno, dejando a un lado lo frustrante que puede resultar eso, Calling all stations es un tema genial. La soledad, el hablar con uno mismo y plantearse la frustración de todo aquello que se dejó de hacer cuando ya no tenés tiempo de hacerlo (se presume porque tu fin está cerca), le añade un fuerza muy poderosa.

Es algo que todos en algún momento vamos a llegar a pensar. No es filosofía barata, es la realidad. Perder lo que creíamos que tendríamos siempre. La muerte como constante en el tema. Dudas, temores, arrepentimientos, soledad. Fuerte, muy fuerte tema de Genesis que desgraciadamente ha sido muy mal apreciado.

Hoy Genesis duerme en el limbo, quién sabe si sus mismos “fanáticos” no le dieron el tiro de gracia en 1997. Y hoy que Genesis no existe como tal, resulta que en las redes P2P se han estado bajando los videos de Genesis con Ray Wilson.

¿Arrepentimiento? Eso espero, otra razón más para comprender el gran valor del tema “Calling all stations”.

The Beatles – Abbey Road, el disco perfecto

Abbey Road, el disco perfecto?

Abbey Road fue el disco número 11 de los Beatles y tal vez el más famoso, el mejor y útlimo de los discos que grabaron. Muchos creen erróneamente que el último disco fue Let it Be (originalmente nombrado como Get Back), y que fuera lanzado en 1970, pero no fue así. Let it Be se grabó antes que Abbey Road aunque fue lanzado posteriormente.

Adicionalmente, este fue el disco que originó la leyenda urbana que Paul McCartney había muerto (en la fotografía de la portada se ve a Paul caminando a contrapié de todos los demás y descalzo).

El productor fue George Martin y participaron en la grabación Tony Banks (Genesis) como operador de cinta y Alan Parsons (ex ingeniero de sonido de Pink Floyd y fundador de The Alan Parsons Project) como asistente de grabación.

Pero más allá de esos detalles, el disco muestra muchas genialidades aún y cuando el grupo prácticamente estaba disuelto por las constantes peleas entre sus miembros. Los Beatles quizá no hubieran sido lo que llegaron a ser, sin la ayuda y guía de George Martin, el genio detrás de las consolas.

Y fue a él a quién le pidieron ayuda para este disco cuya meta era grabar “como grababan antes sus primeros discos“, seguramente porque se presagiaba que ya no iban a volver a estar unidos como antes, o porque John Lennon, Paul McCartney, George Harrison y Ringo Starr hacia mucho tiempo no lograban congeniar.

Al final, el amor que tomas es igual al amor que haces…

Uno de los detalles más geniales del disco, es que incluía una pieza de 16 minutos, algo que posteriormente otros grupos como Genesis, Pink Floyd y muchos más hicieron también. Al leer los nombres de los temas, parecieran haber 8 cuando en realidad al escuchar el disco uno se da cuenta que es una sola; originalmente en el disco ninguna estaba separada de la siguiente.

Por si fuera poco, George Harrison se mostró simplemente genial en este disco. Sus dos temas, Something y Here comes the sun se convirtieron en un emblema de los Beatles. Es una lástima que la pareja Lennon-McCartney opacara la genialidad de Harrison porque era él quien hacia los arreglos de la gran mayoría de éxitos que hoy son famosos.

Un dato curioso es que el último tema del lado B, Her Majesty, fue incluido por error en la edición final y es por ello que en los discos originales no se imprimió en la portada original del disco ni en la etiqueta del disco. La duda que quedará por siempre es si fue error o algo premeditado, porque el tema se escucha como una práctica o ensayo, algo que también, grupos posteriores han incluido en sus discos.

Los temas incluidos en este disco son:

Lado A
Come Together (Lennon)
Something (Harrison)
Maxwell’s Silver Hammer (McCartney)
Oh! Darling (McCartney)
Octopus’s Garden (Starkey)
I Want You (She’s So Heavy) (Lennon)

Lado B
Here Comes the Sun (Harrison)
Because (Lennon, McCartney y Harrison)
You Never Give Me Your Money (McCartney)
Sun King (Lennon)
Mean Mr. Mustard (Lennon)
Polythene Pam (Lennon)
She Came In Through the Bathroom Window (McCartney)
Golden Slumbers (McCartney)
Carry That Weight (McCartney, Lennon, Harrison, Starr)
The End (McCartney)
Her Majesty (McCartney)

Se supone que la razón de por que el lado B se construyó de esa manera, fue para unir una serie de piezas inconclusas de Lennon y de McCartney, pero me quedan mis dudas. Martin era un ingeniero excepcional y creo que en algún momento tuvo la brillante idea de unirlas para “crear” un tema único.

Basta recordar que fue gracias a Martin los efectos de “cintas al revés“, algo que probablemente decepcionará a quienes creen en mensajes ocultos en la música de los Beatles. La verdad es que él creía que algo faltaba, que el tema que estaba editando se escuchaba “vacío”. Decidió cortar un pedazo de la cinta y pegarlo al revés para usarlo en otro canal. Cuando le presentó el tema al grupo les encantó. Así era Martin, genial.

En definitiva, Abbey Road es un disco casi perfecto en mi opinión, muy bien construido y muy coherente. El lado B nos lleva poco a poco hasta dejarnos con un sentimiento de nostalgia muy profundo, algo que supongo fue a propósito sabiendo ellos que su final como grupo estaba muy cerca. Para aquellos que acepten el reto, deberían escuchar este disco completo procurando estar cien por ciento concentrados en como va evolucionando. Es verdaderamente impresionante.

Para quienes nos apasiona el rock, Abbey Road es una clara influencia sobre este género y sobre géneros como el rock progresivo, sinfónico y rock duro. No hay la menor duda que The Beatles marcaron a finales de 1969 lo que llegaría a ser el rock como género músical. Su influencia es incuestionable y su genialidad también. En el momento más crítico, a punto de separarse, viendo que el final de la carrera del grupo estaba terminada, rematan su trabajo con una obra maestra.

Para mí no hay duda, Abbey Road, el disco perfecto de los Beatles.