Un teléfono celular sin botón para detener la vergüenza

Lo he visto en los bancos, en obras de teatro y el cine; el famoso rótulo que pide a los usuarios de celulares que lo apaguen cuando entren. Pero nunca falta el idiota que no obedece las indicaciones, ya sea porque se le olvida o porque él o ella es muy importante y su trabajo, su familia y su vida dependen del celular (y no al revés).

A veces es mejor ignorar al ignorante con su molesto celular, hasta que se topa con alguien que no está dispuesto a permitir que arruinen una presentación o un espectáculo porque en realidad es una falta de respeto para todos los que llegan y han pagado por disfrutar, como en este caso, una sinfonía. Y si le reclaman su falta de educación por tener su celular sonando en medio de un espectáculo, seguro se sorprenderá que tiene un celular sin botón para detener la vergüenza.

Alan Gilbert es un famoso director de orquesta que puso fin a la ejecución del cuarto movimiento de la Sinfonía Nº 9 de Mahler  que ejecutaba la Filarmónica de Nueva York, porque un teléfono celular sonaba insistentemente el tono marimba de iPhone, interrumpiendo el encanto y espiritualidad de ese movimiento. [seguir leyendo]

Dom DeLuise falleció

Dom DeLuise

No soy lo que pudiera llamarse un fanático del cine, pero me sorprendió la noticia del fallecimiento de Dom DeLuise. Bueno, la verdad no sabía quien era al leer solo el nombre, fue más la curiosidad al ver la noticia de un actor que además de actuar, era chef, lo que más llamó mi atención. Fue ahí donde me di cuenta que era el actor que tantas veces apareció en películas de Mel Brooks.

Dom DeLuise nació en New York el 1 de agosto de 1933 y mis primeros recuerdos de él son del show Candid Camera allá en los 90’s, un show donde gastaban diferentes bromas a incautos personajes. Sin embargo, lo tengo más presente en películas como La Loca Historia del Mundo (History of the World) y Robin Hood: Men in Tights de Mel Brooks.

Además de sus apariciones en películas o actuaciones en vivo, DeLuise escribió varios libros de recetas. Parece ser que era una fanático de la buena comida, tanto así que ofrecía consejos culinarios en un programa de radio (On the house with The Carey Brothers). [seguir leyendo]